Residencia por arraigo sin contrato de trabajo

Vamos a comentar una Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de Julio de 2020; esta Sentencia es de interés actualizado, por describir una situación que se da a menudo en muchos de vosotros.

Ya hablé en otro post sobre la  AUTORIZACION DE RESIDENCIA POR CIRCUNSTANCIAS EXCEPCIONALES DE ARRAIGO, pero esta vez, se trata de permiso de residencia por arraigo, SIN CONTRATO DE TRABAJO, donde los medios económicos que se acreditan, no son medios propios del solicitante, sino de la pareja. Veamos la historia:

Ante la solicitud de residencia por arraigo del interesado, en un primer momento, la Oficina de extranjería de Valencia, deniega la autorización de residencia por circunstancias excepcionales de arraigo, y ello, a pesar de que contaba con informe favorable del Ayuntamiento y además su pareja contaba con medios económicos suficientes. Lo deniega con escasa fundamentación, argumentando que la previsión legal del art. 124.2º c) del Reglamento que desarrolla la L.O. 4/2000, “ que cuente con medios económicos” se refiere a medios propios.

El Juzgado de lo contencioso número 8 de Valencia, interpreta que los medios económicos que se pueden tener en cuenta son los de la unidad familiar, y da la razón al extranjero, estimando el recurso. La Abogacía del Estado, en cambio, no conforme con la interpretación del Juzgado de Valencia,  recurre a la Sala de lo contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Valencia; este tribunal da otro giro, y revoca la sentencia dictada por el Juzgado, dando la razón a la Administración nuevamente.

Os cuento todo este recorrido para que podáis ver que a veces no conseguimos lo que queremos a la primera, pero como ocurre en este caso, con una buena defensa jurídica, llamando se abren las puertas.

Finalmente la cuestión llega al Tribuna Supremo quien de forma definitiva, da la razón de nuevo al extranjero, que no contaba con medios propios ni contrato de trabajo para obtener la residencia pero sí su pareja.

En resumen, lo que debemos de aprender, es que si nos encontramos en la misma situación, y nos ocurre también que no no contamos con ofertas de trabajo, ni medios económicos propios suficientes, pero sí los tiene nuestro cónyuge o pareja de hecho, padres o hijos, (es decir los del núcleo familiar), podemos solucionarlo en la línea que nos dice el Supremo:

Si contamos con un informe favorable que nos exime del contrato de trabajo, porque tenemos arraigo social (mínimo 3 años en España)  y además tenemos vínculos familiares (cónyuge o pareja registrada, ascendientes o descendientes ya residentes) que nos ayudan y amparan económicamente y así se refleja en el informe favorable, se obtendrá  la ansiada residencia. 

Desde QUESADA ABOGADOS DE EXTRANJERIA, con sede en Oviedo y servicio en toda España, examinamos cada caso, a la luz de la jurisprudencia y la casuística, desde la base de la confianza y la profesionalidad. Consulte sin compromiso.

Publicado por Quesada Abogados Extranjería

Abogada vitalista y entusiasta del Derecho. www.nacionalidadyextranjeria.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: